La preocupación
Jos Algra
3 de abril de 2022

El precio de café en Nueva York tuvo el clásico sube y baja en la quincena, con una baja hasta 214.55, pero desde el martes de la semana pasada agarró un patrón al alza claramente definido, cerrando el viernes en 228.40, después de incursionar brevemente en los 230 y 15.9 centavos arriba de la baja de la quincena.

Jueves el gráfico diario dio una señal de compra y entramos en el ciclo semanal alto en abril. La perspectiva a corto plazo es un mayor aumento del precio, con una primera resistencia en 235.90, pero puede ser que no dure mucho. Las opciones expiran el viernes 8 de abril, que puede afectar al precio en algún momento por las opciones no cubiertas en manos de los especuladores.

Los tostadores han aprovechado las bajas en marzo para fijar muchos contratos, lo que se nota en el aumento de las posiciones largas que los comerciantes han estado comprando a los especuladores. No parece probable que van comprar y fijar mucho café en las próximas semanas, menos con un aumento del precio.

Los productores y exportadores de Brasil no han aprovechado el aumento del precio en Nueva York la semana pasada para vender mucho café. La fortaleza del real brasileño ante el dólar desalienta la venta de café y le da cierta fortaleza al precio. En el último mes el real tuvo una apreciación de 9.7% ante el dólar, que cerró el viernes en 4.65769.

Los comerciantes tienen serios problemas de liquidez con el este nivel de precios, no pueden mantener muchas posiciones abiertas en la bolsa por los llamados a margen y están limitados para las operaciones en físico.

El aumento del precio tiene más que nada un carácter especulativo. La posición neta larga de los fondos bajó 4,801 contratos en la quincena a 15,734, pero, viendo el alza del precio desde el martes seguramente ha subido de nuevo en el resto de la semana, se estima alrededor de 19 mil contratos. Es poco en comparación con los más de 50 mil contratos netos largos de febrero y la situación macroeconómica y la guerra en Ucrania no son muy favorables para animar a los fondos a volver a invertir más en café y elevar el precio como el mes pasado.

En febrero el precio promedio fue de 246.02 centavos (segunda posición), el interés abierto tuvo un promedio de 262,588 y el volumen diario fueron 58,619 contratos. En marzo el precio promedio bajó a 222.27 centavos, el interés abierto promedió 226,723 y el volumen diario 38,951 contratos.

Soportes: 222, 220, 210, 202.30-202.50 y 200.70. Resistencias: 235.90, 245,  248.65, 254.75 y 260.45.  

Un cese el fuego en Ucrania mandaría el precio para arriba inmediatamente, pero parece más bién que las tropas rusas se están reagrupando para concentrarse en el sur y el oriente de Ucrania, ante el fracaso de ocupar todo el país y tumbar el gobierno rápidamente. Las dificultadas de cobrar las ventas de café a Rusia y tener que redirigir el flujo de café a otros destinos, afecta la liquidez de los comerciantes aún más. Sobre todo Brasil sale afectado, Rusia es el sexto país en importancia en volumen de exportación de café, que sumó 1.2 millones de sacos en 2021.

El precio de los energéticos, la creciente inflación y el aumento de las tasas de interés, después de muchos años de “dinero gratis” están dominando el panorama macro-económico. El fuerte crecimiento económico al salir de la pandemia se está esfumando en el alto índice de la inflación. El petróleo, los granos y los metales alcanzaron en el primer trimestre los nivels de precio más altos en muchos años. La inflación en la Unión Europea llegó a 7.5% en marzo y a 7.9% en Estados Unidos, el nivel más alto en 40 años.

La demanda de café puede salir afectada y la amenaza de una escasez, sobre todo de arábica, parece desvanecer. Después de una baja contínua durante 8-9 meses de los inventarios en los países consumidores y en las bolsas de Nueva York y de Londres, estos están empezando a subir de nuevo.

Brasil está chocando con Estados Unidos por el tema de los fertilizantes. Brasil quiere que los fertilizantes queden fuera de las sanciones económicas contra Rusia y Bielorusia (que tienen grandes reservas de materias primas y son importantes productores de fertilizantes, vean el blog del 6 de marzo), porque Brasil teme que la producción agrícola va a ser seriamente afectada. El impacto en café se va a sentir hasta la temporada 2023/24, porque los fertilizantes se aplican entre octubre y marzo. Los problemas se va a dar de diciembre en adelante, cuando se agotan las resercvas existentes.

Existe mucha preocupación por el impacto que tienen la guerra en Ucrania y el aumento de los costos (sobre todo de los fertilizantes) en la producción de alimentos, granos en primer lugar. Se teme una fuerte reducción de la producción que puede causar hambrunas en ciertas regiones y afectar los programas de ayuda alimentaria de la ONU para refugiados y para países afectados por la sequía, como en el horno de África.

Comparte tus preguntas y experiencias!

Participa en las discusiones más recientes y publica tus opiniones y experiencias. También puedes comenzar un nuevo tema de discusión.

COMENTARIOS

0 Comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.