LA APLICULTURA Y SU CONTEXTO CLIMÁTICO